Los domicilios de Satanás

Si la única respuesta y estrategia que tienen la bonaerense y el poder judicial para combatir el delito en barrio "Las Mellizas", es la saturación, están vencidos. Y cuanto más tiempo pase, menos posibilidad tienen de encontrar al asesino del policía Mauro Maldonado; y menos aún, de los autores del muchacho del barrio. No es la primera vez que el poder político y el punitivo caen sobre un sector de la ciudad, después de un crimen o un enfrentamiento con los efectivos policiales para reestablecer su orden. La satanización de barrios de la ciudad siempre estuvo orientada a infundir miedo a los “ciudadanos normales”, para que no los frecuentaran. Por lo tanto, uno de los efectos que intentan despertar es el aislamiento, procedimiento que merecen los “enfermos” que generalmente pueden contagiar a la gente sana. En la historia inmediata, remontándonos a cincuenta años atrás, vemos ejemplos como "Villa Pulmón" (treinta años después en ese terreno la Virgen del Rosario de San Nicolás reclama su templo). Cabotaje, Villa Cavalli o, en su defecto, Villa Piolín. Más entrados los ´80 tuvieron su maldición Cooperación, Fonavi y San Francisco. Cuando comenzaba la ultima década del Siglo XX, los traumáticos ´90, Satanás se mudó a la zona norte. Es que el proceso de desindustrialización y las privatizaciones que dejaron sin trabajo a más del 19% de los nicoleños, no permitió el desarrollo urbano, la llegada de servicios a aquella zona, y desde eso tiempos vivieron de los subsidios del Estado en todas sus versiones. Desde ese momento, los vecinos tienen que cargar con el estigma. El "new age" del capitalismo local nunca tuvo a la zona norte como geografía productiva, a pesar que desde la década del ´50 las cinco empresas más importantes estuvieron radicadas en zona norte. Las inversiones locales son renuentes a la instalación de infraestructura en las zonas endiabladas. Uno de los rubros que incrementa sus gastos es la seguridad pero no de los trabajadores, sino de las instalaciones y los bienes. Hoy, sin ir demasiado atrás en el tiempo, podemos ejemplificar el abandono de las más de treinta mil almas que viven en la zona norte. Desde la calle Zaracondegui, en donde está emplazado el hospital, hacia el norte y hasta el arroyo del Medio, no hay un solo consultorio médico. La propia Iglesia Católica no se atreve más allá de la Capilla de Santa Ana, como avanzada de la cristiandad en territorio “bárbaro”. La saturación de efectivos policiales y presión del poder punitivo no parece ser la mejor respuesta para tranquilizar los ánimos en los grupos que delinquen, por el contrario. Los efectivos policiales patrullando y metiendo presión en las calles se van a ganar la repulsa, silenciosa pero repulsa al fin, de los vecinos que tienen muestras, por los menos sospechas, de la antigua complicidad de la bonaerense con el delito de la zona norte. Los soldados del delito y de la distribución de la droga funcionaron con el guiño de la Comisaría Tercera, historia que no se puede disimular con ningún "lifting" de cúpulas policiales. La inteligencia policial que opera desde Garibaldi y Roca, sumada a la pusilánime investigación judicial, deambulan por Avenida Illia pero no se animan a ingresar a lo profundo del Barrio "Las Mellizas". Si la respuesta de la Justicia es la detención masiva por más de un mes, no quedan muchas esperanzas mas que conformarnos con que le carguen “el muerto” a uno y que la tribuna festeje el gol. La verdad es lo de menos. Cuando un fiscal entra en turno no se puede dar el lujo de dejar que pase media hora para presentarse en la escena del crimen, aunque sea un fin de semana y menos, en la casa de los hijos de Satanás.
info@radionoba.com.ar
San Martín 88
San Nicolás, Buenos Aires, Argentina
0336 44 23 710
0336 154 626254
Radio noba © 2017 - 2020  |  
Programado por Fernando Tormo