“Todos los días salgo a la calle para llevarle un plato de comida a mis hijos”

Melanie y Ezequiel son padres de Tahiel, de apenas un año, y de Bastian, de dos. Vivieron durante seis meses en la calle y hoy tienen un “ranchito” que se viene abajo. No tienen trabajo, su situación es de extrema vulnerabilidad y el frío acecha.

Es una de las tantas historias que se ven en diferentes semáforos y sectores de la ciudad. Gente pidiendo una moneda, una “colaboración” para poder subsistir un día más. Pero esta vez, no solo tiene que ver con una persona, o con una pareja, sino con una familia con dos niños menores de dos años que están pasando una situación extrema y necesitan ayuda, cuando estamos por entrar en la etapa más fría del año. “[i]Mi bebé tenía dos meses de nacido y nosotros dormíamos en la terminal[/i]”, cuenta Melanie en diálogo con Noba, en referencia a la Terminal de Ómnibus. Hoy, la situación apenas ha mejorado ya que viven en un “[i]ranchito[/i]”, tal como ella lo denominó, en calle Hernandarias al 700, entre Avenida Morteo y las vías. El problema es que ese lugar se está cayendo a pedazos y el techo está a punto de derrumarse. “[i]Yo salgo a la calle todos los días a buscar un plato de comida para mis hijos, todo el tiempo estamos los dos tironeando para darle de comer a los nenes[/i]”, expresa la madre de Tahiel y Bastian, mientras tiene “a upa” a uno de ellos y el otro duerme con su padre. Su voz suena desgastada, cansada, triste. Es la voz de una madre de 19 años de edad que sueña con un futuro mejor para sus pequeños hijos y para su familia, pero que se choca de frente todos los días con la realidad y con un presente que la obliga cada día a tocar puerta por puerta pidiendo en cada hogar por las sobras de la comida del día. [b]A pesar de esto, su rostro se ilumina cada vez que mira a los ojos a sus hijos:[/b] [img]http://www.radionoba.com.ar/uploads/posts/15595832091363090154.jpg[/img] “[i]Ezequiel en un momento trabajaba en mantenimiento, pero ya no y no se consigue trabajo por ningún lado[/i]”, se lamenta Melanie. Ezequiel tiene 22 años de edad y mientras intenta conseguir un trabajo, también golpea puertas en busca de solidaridad de algún vecino nicoleño, aunque según manifiesta ella a veces se encuentran con respuestas del tipo: “[i]Mucha gente no te ayuda y te dice '¿Por qué no te vas a trabajar?', como si fuera fácil[/i]”. “[i]Yo tengo mi casita que es un rancho, el techo se me está viniendo abajo[/i]”, cuenta y el tono de su voz pasa a ser de preocupación. Sin el techo, sin su “[i]rancho[/i]”, el otoño que ya enfría la ciudad y el invierno que empieza a llegar, pueden ser mucho más fríos aún. Hoy las noches las pasan entre paredes y techo de chapa, con colchones en el suelo y compartiendo sábanas y alguna frazada entre todos. [img]http://www.radionoba.com.ar/uploads/posts/1559583206430168723.jpg[/img] Melanie tiene 19 años, Ezequiel 22, Bastian 2 y Tahiel solamente uno. El paso de los días los castiga con hambre y, poco a poco, cada vez con más frío. Necesitan lo esencial para subsistir, ya sea comida o ropa para ellos y sus niños. Tímidamente, casi dejándolo pasar y soltándolo rápido, piden algún tirante o chapas para poder mantener el pie su rancho, su hogar, ubicado en calle Hernandarias entre Avenida Morteo y las vías.
info@radionoba.com.ar
San Martín 88
San Nicolás, Buenos Aires, Argentina
0336 44 23 710
0336 154 626254
Radio noba © 2017 - 2021  |  
Programado por Fernando Tormo