Ni una menos pisó fuerte en San Nicolás

Al ritmo de cánticos, gritos de “Basta de femicidios” y redoblantes, cientos de mujeres se manifestaron por las calles céntricas de San Nicolás.

“[i][b]Unidas y organizadas, seguimos luchando por esas voces que son calladas, y no decís nada…[/b][/i]”, fue uno de los cánticos que tomó fuerza desde las 18 horas en la plaza Mitre en la marcha del feminismo. Bajo el ya reconocido slogan de “[i][b]Ni una menos; Vivas nos queremos[/b][/i]”, se manifestaron en contra del patriarcado y buscando concientizar a la población. Diferentes organizaciones sociales y políticas, como así también estructuras como [b]ATTTA[/b] (Asociación de Travestis, Transexuales y Tansgéneros de Argentina), participaron de esta marcha en la que se pidió por la declaración de la Emergencia Municipal en violencia de género. A nivel local, también se pidió por la apertura de la [b]Casa de Abrigo[/b], un espacio que hace tiempo vienen reclamando es “totalmente necesario para cobijar a las mujeres que sufren violencia de género”, según expresaban voces de mujeres que llevaban adelante esta manifestación. “[b][i]Es el aborto clandestino una vez más, el que se lleva todos los días una compañera más, nos desespera…[/i][/b]”, fue otro de los fuertes mensajes que se entonaron en forma de canción. Claro, también pidieron por el aborto legal y la implementación de la educación sexual integral. Mientras tanto, días atrás un nuevo informe indicó que, desde 2016 a esta parte, en la República Argentina se cometieron [b]895 femicidios[/b]. "[i]Se comete un asesinato por violencia machista cada 29 horas en Argentina[/i]", confesó Raquel Vivanco, presidenta del Observatorio "Ahora Sí Nos Ven", encargado del informe. El feminismo avanza y las marchas se repiten. En contraposición, el Estado sigue estático y las que también se repiten son las muertes de mujeres, a manos de hombres.
info@radionoba.com.ar
San Martín 88
San Nicolás, Buenos Aires, Argentina
0336 44 23 710
0336 154 626254
Radio noba © 2017 - 2020  |  
Programado por Fernando Tormo