La extraña desaparición de los vecinalistas.

Política

Para la generaciones venideras hay que explicar que el vecinalismo era una actividad voluntaria que fue regulada por ordenanza en los tiempos de la dictadura; desde ya que como no había concejales solamente fue aprobada por el intendente de entonces. A partir de la década de los 80 las elecciones vecinales fueron programadas y articuladas con el permiso del Municipio de San Nicolás. La intención política de la administración, a través del responsable municipal de los barrios: señor Juan Agustín Albrichi, era parcelar las protestas para que no se hiciera un movimiento único y que cobrara fuerza de oposición. El viejo dicho “dividir para reinar” tranquilo. En treinta años, barrios más, barrios menos; los vecinalistas conformaron un actor importante del desarrollo social. En tiempo de crisis reclamaban bolsones; en tiempos de bonanza iluminación, cloacas, gas, salones comunitarios y pavimento. Inclusive eran polea transmisora de las necesidades de las barriadas al despacho oficial. Pero por aquellos tiempos, lejos estábamos de pensar que iban a ser una especie en extinción. Y no porque no estén legalmente constituidas sino porque perdieron la capacidad de reclamo y prefirieron la comodidad del escritorio. Solo se necesitaba un buen prepuesto para acallar las voces. Era solo una cuestión de plata. Hoy vemos comisiones vecinales pero no las escuchamos; porque no se hacen sentir. No son consultados, como en otros tiempos, y ya ni siquiera se preocupan por ir al Concejo Deliberante. Pareciera que se terminaron los temas en la agenda del vecinalismo. ¿Será acaso que el alto valor de las tasas o del boleto del transporte público no tiene interés?. ¿La contaminación pasa desapercibida, tal vez, para los que tienen la obligación de gestionar ante el Ejecutivo y de informar a los vecinos?. ¿Las rajaduras del pavimento en diferentes barriadas no amerita un reclamo?. O será que la docilidad y la abulia que caracteriza a estos tiempos se han hecho carne en los viejos luchadores de las barriadas. Como sea, no parece ser una actividad con mucha demanda; los propios vecinalistas se quejan de la falta de participación de los vecinos. Como sea, tampoco la falta de actividad y la desaparición de los vecinalistas parece preocupar demasiado al sistema político; y mucho menos al oficialismo que se encarga de organizar las elecciones, crear listas opositoras si el candidato no es simpático; y ayudar decidir quién es el “mejor” candidato. Demasiadas listas únicas en barrios claves da sospecha de “si no gana el candidato oficial” se podrían ver perjudicados porque las mejoras se podrían ir para otra zona. Era difícil pensar hace treinta años que Greenpeace iba a venir a reclamar protección para una especie en extinción. Siempre supusimos que a depredación de los peces del Paraná iban a tener que tener intervención de ONGs. Sin embargo, los vecinalistas escasean más que el dorado y el sábalo. Javier Tisera
info@radionoba.com.ar
San Martín 88
San Nicolás, Buenos Aires, Argentina
0336 44 23 710
0336 154 626254
Radio noba © 2017 - 2019  |  
Programado por Fernando Tormo