Las estamos matando

Veinticinco días. Dieciséis femicidios. Una mujer muerta a manos de un hombre cada treinta y seis horas. Desde una niña de 10 años, a una mujer de 77. Dieciséis mujeres que gritaron “ayuda” y nadie escuchó. Las estamos matando.

En lo que va del año, [b]16 mujeres[/b] han muerto a manos de un hombre en nuestro país. En la mayoría de los casos, en coincidencia con un informe de la [b]ONU[/b] sobre la violencia machista, el mayor peligro para las mujeres está dentro del hogar. Parejas, esposos, padres, hijos, son los principales peligros para la mujer y en más del 75% de los casos, los asesinos. En este 2019, hay casos de cada uno de estos ejemplos. Las estamos matando. El 2018 dejó [b]259 femicidios[/b] en la República Argentina. En aquel mes de enero se registraron 19. Hoy, a 25 días del primer mes del año llevamos 16. La cifra mantiene el mismo promedio de los últimos años. Seguimos atacándolas, seguimos creyendo que son de nuestra posesión. Las seguimos matando. El 7 de enero fue Nayla, una niña de 10 años de edad. Días después fue Susana, de 77 años. A Carla la asesinaron el 18 de enero. A Celeste el primer día del año. A Liliana la prendió fuego su hijo en noviembre y falleció días atrás. A Agustina la raptó un desconocido a la salida del boliche y nunca volvió. Liliana en Mendoza, Ramona en Corrientes, Valeria en Chaco. No importa el lugar, no importa la edad, no nos importa nada. Las estamos matando. “[i]La violencia es el miedo a los ideales de los demás[/i]”, dijo alguna vez Mahatma Gandhi. El 2018 ha dejado una huella imborrable en la lucha feminista, como parte del resultado de un proceso que lleva años y años de cosecha, y que de a poco da sus frutos. No se callan más. Y si alguna vez callaron fue porque el brutal estado machista en el que vivimos, las obligó. Las silenció a golpes. Historia pasada. Hoy, más fuertes que nunca, más unidas que nunca, tienen la misma fuerza en su voz que cualquiera. Como siempre debió haber sido. Así y todo, las seguimos matando. Si no las matamos, las maltratamos. Las denigramos, insultamos, golpeamos, abusamos, violamos. No hay límites. Golpes de puño o violaciones mortales, balas o puñaladas, ahogadas o envueltas en fuego. No hay límites. Las estamos matando. Por el sólo hecho de ser mujer. No importan los motivos con los que se excuse el asesino. Cuando ocurre, es por el simple hecho de ser mujer. No existe justificación alguna para excusarse ante un hecho de violencia hacia el género femenino. Hay lecciones que todavía no hemos aprendido. El cambio es entre todos, pero siempre empieza en uno mismo. El no ejercer ningún acto de violencia hacia la mujer, sea física o psicológica, es el primer paso. El segundo, quizás, la empatía. Y desde allí, transformar. Transformar el estado patriarcal en un estado de derechos, para ambos sexos. Transformar la cultura machista, en cultura de igualdad. Transformar paradigmas históricos, para crear un nuevo espacio de respeto hacia la mujer. Mientras esa leve y tímida transformación sucede, cada 36 horas conocemos una nueva víctima, a manos nuestras. Las seguimos matando.
info@radionoba.com.ar
San Martín 88
San Nicolás, Buenos Aires, Argentina
0336 44 23 710
0336 154 626254
Radio noba © 2017 - 2020  |  
Programado por Fernando Tormo