Editorial 11/05/2024

No era superavit sino déficit

Por
Jorge Martínez

El relato municipal canalizado a través de los medios oficialistas, se da de bruces con la rendición de cuentas aprobada por el Concejo. Un déficit de 600 millones de pesos, sin tener en cuenta los reconocimientos de deuda que se hicieron luego y que no figuran contabilizadas al cierre del ejercicio pasado. Una caída de la recaudación del orden del 50 %, que tiene varias explicaciones y la habitual falta de transparencia en las contrataciones de las obras públicas, muestran a las claras una administración que, como mínimo, no se compadece con las afirmaciones del Intendente Passaglia.


Parado frente a un atril durante la presentación de la ex Agro, y frente a empresario del sector, dirigentes políticos de su partido y los aduladores de siempre, el Intendente Santiago Passaglia, dijo que la municipalidad de San Nicolás, es una ejemplo a seguir ya que es una de las pocas Municipalidades del País que tiene “Superávit” (sic). Dichas declaraciones se realizaron hace apenas dos meses atrás.

Nada de esto parece ocurrir en San Nicolás de los Arroyos, a pesar que sus cultores gobiernan la ciudad desde hace más de 12 años. Un déficit del orden de 600 millones de pesos fue el resultado de la rendición de cuentas, que el mismo entusiasta Intendente envió al Cuerpo Deliberativo y que fue aprobada durante la última Sesión Ordinaria que se celebró este jueves 9 de mayo en el recinto del Concejo Deliberante con los votos del bloque de concejales del pasaglismo y La Libertad Avanza.

La repetición hasta el hartazgo de este relato municipal mediante sus medios de comunicación, que financia con una inversión de casi 300 millones de pesos anuales, según consta en la rendición de cuentas aprobada, construyeron en el imaginario colectivo un sentido común que repite una primera minoría y que sintetiza como “una buena gestión”.

Tal vez por eso, el “error” de cálculos en el presupuesto del año pasado tuvo que ser adecuado de manera violenta en los números de la Rendición de Cuentas. Para la secretaría de Prensa y Difusión el Intendente Manuel había estimado una erogación del orden de los 80 millones de pesos para todo el 2023 y terminó “invirtiendo”, 280 millones, de manera absolutamente discrecional y sin ningún criterio que pueda avalar semejante gasto.

Si bien el Presupuesto Municipal y la Rendición de Cuentas, se han convertido en un mero dibujo contable en los últimos 12 años, las groseras explicaciones que ensayan los funcionarios del Ejecutivo como del Deliberativo ofrecen una perfecta radiografía del desprecio del gobierno anterior por la cosa pública y por el sistema republicano de gobierno.

La lógica de los números presentados no guardan relación con la realidad y se apartan definitivamente del sentido común, alterados por los medios de comunicación oficial, que terminan ocultando una realidad ostensible, y operando como un bumerang contra los propios intereses de los administrados.
Dato mata relato

“Dato mata relato”, dijo la miembro informante del bloque oficialista en el Concejo cuando defendió la rendición de cuentas. No quedó claro si quiso criticar al Intendente o defenderlo pero nunca mejor dicho. El relato del Intendente Santiago Passaglia durante la apertura de la Ex Agro 2024 fue que la Municipalidad de San Nicolás estuvo tan bien administrada durante estos últimos años que tenía superávit y por eso tenía que ser imitada por el resto de los municipios del País. Guillermo Franco, el negociador del Gobierno de Milei abrazo a los hermanos Passaglia y dijo que había que imitar al Gobierno de San Nicolás.

El dato es que tuvo un déficit de más de 600 millones de pesos, cómo mínimo, sin contar con los reconocimientos de deuda que se produjeron luego del cierre del ejercicio. Una caída en la recaudación de la Tasa de Desarrollo Urbano del órden del 50%, producto de la fuerte presión tributaria y el desmanejo de los dineros públicos en forma totalmente discrecional y sin control, solo disimulado por un cuidadoso aparato publicitario lubricado con millones de pesos por año.

El dicho popular dice que para muestra basta un botón, en este caso podríamos hacer una excepción y mostrar solo algunos de ellos. La Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria (SAPEN), una figura jurídica creada por ordenanza y que opera como una verdadera municipalidad paralela, ya que administración casi todas las dependencia otrora públicas, también administra el Estadio de Fútbol y el predio del Autódromo tuvo un ingreso por 70 millones de pesos y un gasto de casi de 200 millones, es decir un déficit de 130 millones de pesos.

La falta de transparencia en la administración de esas dos obras públicas hace pensar que se capitalizan las ganancias y se socializan las pérdidas. La Dirección de la tercera edad tenía un magro presupuesto de orden de 700 mil pesos anuales y se ejecutó 0 pesos, la dirección de la tercera edad tenía un presupuesto de 650 mil pesos anuales y se ejecutó 0 pesos. Estas son sólo algunas de las decisiones políticas tomadas por el ex Intendente Manuel Passaglia y que demuestran a las claras que decidió abandonar a su suerte a los sectores más postergados de la sociedad para privilegiar a determinados sectores afines a sus intereses.

La teoría económica que predomina en estos momentos se sustenta sobre la base de premisas que suelen flaquear ni bien se las contrasta con la realidad. “Reducir el gasto público”, es un dogma que lo repiten hasta el cansancio. “Superávit fiscal”, otro concepto como frases sagradas que iluminan el pensamiento de los “supuestos” buenos administradores. A la que habría que agregar sin temor a equivocarnos, la manipulación mediática como otro mantra que sintetiza estas épocas.

Nosotros

San Martín 88, San Nicolás

3364626254

info@radionoba.com.ar

Seguinos

© 2024 Radio Noba. Derechos reservados ®
Desarrollo : Estudio WebDB Software